Conóceme

Mi pasión por las mercerías a tu servicio


Mercera Ana
Ana

Hace unos años, cuando decidí dejar Mallorca para venir a Bilbao no me imaginaba todo lo que estaba por llegar.

Crecí rodeada de hilos, agujas, telas y el peculiar ruido del pedal de la máquina de coser.

Casi sin derme cuenta, me vi poniendo toda mi ilusión en lo que ahora es esta mercería.

Lié a familiares y amigos, ordené botones, hilos y lazos. De pronto estaba detrás de un mostrador anotando vuestras ideas y recibiendo palabras bonitas que tanto me animan cada día.

Mi familia no se imaginaba que esto sucedería y no hay día que no ponga en práctica alguno de sus consejos o algún producto me recuerde que lo bueno no pasa de moda. Y es que desde este pequeño negocio me reafirmamo en que nunca es tarde para partir de cero y comenzar de nuevo.